fbpx
fertilizantes

Momentos y modos de fertilizar el cultivo de la vid

La vid, requiere de elementos nutricionales que le ayuden en su crecimiento y reproducción. De manera natural, la planta absorbe anhídrido carbónico del aire y agua del suelo. Con estas dos sustancias, la planta dispone de tres elementos en abundancia: carbono, hidrógeno y oxígeno. De estos, el carbono y el oxígeno constituyen la mayor parte de la materia seca de la planta.

Pero existen también algunos que no forman parte de estos compuestos y desempeñan funciones importantes en la planta, como el Nitrógeno, Fósforo o Potasio (entre muchos otros). En nuestro post, nos centraremos en los tres elementos anteriores.

La falta de alguno de estos elementos impide que la planta complete correctamente su ciclo de vida. La nutrición mineral ayuda al suministro y absorción de compuestos químicos necesarios para el crecimiento y metabolismo de la planta, manteniendo la salud de ésta.

La absorción mineral de la vid abarca fundamentalmente el período comprendido entre la brotación y el envero. Prácticamente el 100% de N (Nitrógeno) y K (Potasio) y más del 90% de P (Fosforo) han sido absorbidos en el envero. Las necesidades más importantes surgen de forma escalonada durante el período de crecimiento activo, coincidiendo con el desarrollo de la baya en su Fase I, y en el caso del K (Potasio) durante la maduración, cuando los racimos y bayas se convierten en los principales sumideros.

FERTILIZANTES MINERALES

Fertilizantes nitrogenados:

El nitrógeno es el elemento nutritivo que favorece el crecimiento y vigor en la vid. Hay que tener cuidado con su utilización pues la viña no es muy exigente en este elemento. Su efecto se manifiesta principalmente por un verde intenso de las hojas. Si buscamos una viticultura de calidad, un exceso de nitrógeno en la planta podría provocar un aumento de vigor en ésta, es decir las yemas aumentarían su fertilidad y por ende, aumentaría el peso de la baya y del racimo, elevando considerablemente los rendimientos. Esta estimulación del crecimiento vegetativo dificultará los procesos de agostamiento y maduración de la uva, con consecuencias negativas en la calidad. Si a todo esto, le asociamos un mal microclima, podrán aparecer casos de podredumbre en el racimo, dificultando así un tratamiento.

Si el efecto de Nitrógeno se refleja en el verde intenso de las hojas, el defecto de Nitrógeno se ve reflejado igualmente en éstas, tornándose en tonalidades verdes pálidas o amarillentas. Además afectará al desarrollo de la planta, reduciendo el crecimiento y la producción.

En invierno no es conveniente aplicarlos. Las raíces no están en pleno funcionamiento, las temperaturas del suelo aún están bajas, lo que reduce la tasa de solubilidad y absorción.

 

Fertilizantes fosforados:

Se pueden ser aplicados en cualquier momento del año ya que, si el objetivo es hacer una fuerte aplicación de fósforo, este elemento no se lixivia con el agua de riego y permanece en el suelo hasta que las raíces lo interceptan. Por este motivo, el fósforo debe ser incorporado en donde se encuentre el 80% de raíces, motivo por el que se recomienda hacer calicatas y conocer la distribución de las raíces en el perfil. El fósforo es, por tanto, muy importante para favorecer el desarrollo de las raíces. Es el abonado de recuperación de una plantación en los suelos pobres. Sin perjuicio de lo anterior, la absorción más intensa se realiza desde la brotación hasta la floración y no es necesario realizarla todos los años.

 

Fertilizantes potásicos:

El Potasio se considera un elemento que favorece la producción y la calidad de la uva.

Las plantas necesitan potasio para la formación de azúcares y almidones, para la síntesis de las proteínas y para la división de las células. Activa ciertas enzimas, incrementa el contenido de aceites en algunas frutas y contribuye al vigor. Plantas con una adecuada nutrición de potasio reaccionan rápidamente cerrando sus estomas para reducir la transpiración de las plantas siendo un  factor de resistencia a la sequía. No permite una reducción del consumo de agua sino una mayor eficiencia del agua por una extracción superior y una mejora de la actividad fotosintética.

Un déficit de potasio en la planta se notará en sus hojas que comenzará por la decoloración de las más jóvenes en los bodes. Cuando el déficit es severo el crecimiento de los brotes es muy reducido y las muestras de deficiencia, pueden presentarse en casi todas las hojas antes de floración. El follaje puede caer prematuramente, sobre todo si la producción es elevada y como consecuencia de ello la fruta puede no llegar a desarrollar naturalmente su color o madurez.

 

FERTILIZANTES ORGÁNICOS

Pero existen fertilizantes orgánicos que incentivarán igualmente la proliferación de aquellos nutrientes necesarios para la planta y ayudarán a protegerla frente a plagas y enfermedades.

Uno de ellos, es el estiércol.

No aporta nutrientes a corto plazo, sino que crea fertilidad a largo, de forma que acumulan en el suelo sustancias húmicas de lenta degradación, mejora las propiedades de retención de aguas, regula el pH, regula la temperatura del suelo y mantiene su sanidad.

Existen diferentes formas de aplicación de la materia orgánica en el suelo. La forma más común o tradicional ha sido el reparto por el suelo, entre las viñas. Actualmente existen máquinas de aplicación de estiércol y lo más novedoso, es el uso de estiércol compactado en pequeños cilindros “formato pellets”.

fertilizantes

 

Otra forma de materia orgánica para el suelo será el incorporar al suelo los restos de poda picados.

El uso de cubiertas vegetales en el suelo. Aunque tradicionalmente las cubiertas vegetales se han utilizado en zonas de pluviometría alta, con el principal objetivo de controlar el desarrollo vegetativo y rendimiento de las plantas, en los últimos años su uso se está extendiendo también a zonas más áridas, en viñedos con suelos muy fértiles y con portainjertos vigorosos, que presentan problemas de control de vigor y también para controlar la erosión del suelo en viñedos dispuestos a favor de la pendiente.

fertilizar la vid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Le informamos que el responsable de los datos personales que facilite a través de este formulario será AÑADA CLUB DE VINOS. Los datos proporcionados serán tratados para gestionar la publicación de comentarios en las distintas entradas del blog y no serán comunicados a terceros salvo por obligación legal. Podrá acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional, a través de la siguiente dirección: info@clubvinoanada.com. Puede consultar más información en la Política de Privacidad.

Ir arriba